La-Semana-del-Emprendedor-nunca-mas

La Semana del Emprendedor, nunca más. No así.

Una vez más como [casi] cada año fui a la Semana del Emprendedor que organiza el gobierno. Esta vez sólo para decepcionarme y querer nunca volver.

¿Cuál es el objetivo de este evento? Evidentemente, es crear un espacio donde se pueda impulsar y hacer crecer PyMEs y otros emprendimientos, proyectos en ciernes y promover el emprendimiento. En alguna forma es un espacio donde se pueden encontrar contactos e instituciones que pueden apoyar a los emprendedores en diferentes aspectos desde financiamiento hasta desarrollo tecnológico para que puedan comenzar o hacer crecer su negocio. Pero creo que –como muchas de las grandes convenciones y eventos en estos años- ya perdió su sentido.

Para empezar, creo que el diseño de la convención de estos dos últimos años lo hace confuso y pesado. Antes estaba bien separado por temas y cada isla funcionaba a la perfección según lo que buscaban. Ahora, parece todo amontonado, es difícil de caminar y es fácil perderse entre los stands y sus funciones. Pero, más allá de eso, el verdadero problema es que se están enfocando en la idea de promover el emprendimiento por el hecho de emprender, cayendo en terribles problemas que ahora enlisto.

  1. Emprender sólo por emprender es un error.

Primero, el hecho de promover el emprendimiento como máxima opción es un error. Vamos, yo mismo promuevo el emprendimiento y no me veo haciendo algo diferente. Pero es incorrecto que se promueva ese discurso. Para empezar, la probabilidad misma sabe que no hay espacio para que todos seamos emprendedores. Además, no todos deben serlo. Ser empelado es excelente opción para algunos también y se puede ser un emprendedor dentro de las empresas; los famosos intrapreneurs son necesarios también. En fin, emprender por emprender es un error y promoverlo peor.

2. Ofrecen talleres inútiles y de bajo nivel.

Segundo, los talleres son de bajo nivel y absurdos. A veces -lo siento- rayan en la estupidez. Ahora resulta que todos son expertos en negocios y en emprendimiento, y que un micrófono y un escenario dan la autoridad para decir qué funciona y qué no en un negocio. El peor error aquí no es tanto que todos estén dando consejos sino que la mayoría de ellos hacen ver el emprendimiento y el éxito de los negocios como una serie de pasos a seguir. Si fuera así de fácil todos fuéramos emprendedores, dueños de negocios y millonarios.  El emprendimiento no se puede enseñar como un taller de 5 pasos a seguir. Además, generalizar ejemplos sólo confunde. He aquí mi comentario de la baja calidad de sus talleres. En un stand que estuve un par de minutos hasta que decidí huir, dijeron que los clientes por ley aman más a las marcas que ofrecen servicio a domicilio. Bien, una ley de negocios que ahora tengo en mi mente junto con decenas de personas que lo escucharon igual que yo y que no funciona. Usemos un claro ejemplo, Starbucks. ¿Quién odia a Starbucks porque no ofrece servicio personalizado a domicilio? Así, el evento promueve  el hecho de que cualquiera es un consultor. Lo cual es, de nuevo, un error. Ahora resulta que  los consultores son personas que leyeron un libro de negocios, les gustó y quieren cobrar por compartir lo que leyeron. En fin, no podemos hacer creer que emprender es cuestión de seguir unos pasos y listo. Al final mucho es cuestión de quién emprende y algo de suerte.

 

3. Innovar por innovar, también es un error.

Tres, fomentar la innovación por la innovación como si el simple hecho de innovar sea lo que importa. Estamos en un mundo donde todo lo que suena a novedoso y tecnología se aplaude. Y se fomenta como si fuera la única opción. Pero innovar por innovar no es lo que necesitamos. Por ejemplo, si bien fast fashion es una innovación, definitivamente trajo consecuencias que pagaremos por décadas. O bien, no porque algo no suene a innovador no debemos aplicarlo. O también, no porque algo sea innovador en el extranjero hay que aplicarlo tal cual en nuestro contexto. Vuelve a ser lo mismo que con el discurso emprendedor, porque algo no sea innovador no es malo y porque algo sea innovador no es necesario algo sobresaliente y necesario.

 

4. ¿Quién es su verdadero público? ¿Estudiantes?

Cuatro, los asistentes. Todos los días, todos, estaban llenos de estudiantes de preparatoria. Entiendo el punto y la idea de llevar a gente en esa edad y etapa para conocer qué es emprender, para que lo vean como opción y para meterlos en el mundo de negocios. Pero, ¿por qué mejor no hacer un día dedicado a ellos? Así el contenido y la experiencia de ambas partes –estudiantes y emprendedores- no se revuelve ni pierde. La cantidad de estudiantes tomándose selfies con los “productos bonitos” de las impresoras 3D era completamente estorboso para aquellos que querían acercarse y ver sobre las impresoras 3D para hacer negocio. Si la idea es generar un hub de networking -disculparán los pochismos en el texto-, llenarlo con estudiantes hace que se pierda esta oportunidad. Además añado, aunque festejo la idea de llevar a gente joven a conocer estos ambientes, esto debe de ser seguido y apoyado por un acompañamiento institucional para aquellos que generaron ideas o quisieran intentarlo. Es tiempo de pensar, ¿qué oportunidades y acciones están ofreciéndoles sus escuelas –sobre todo las públicas- para ser en verdad emprendedores más allá de un paseo escolar a un evento como si fuera ir al zoológico?

 

5. ¿Evento para PyMEs o para Micropymes?

Y último punto, -antes de que crean que sólo me quejo- aunque si tienen sus stands para hacer crecer startups, el discurso que constantemente me dejaron fue la idea de emprender micropymes tipo la papelería de la esquina, la tlapalería de la cuadra, etc. No me malinterpreten, son necesarias y excelentes. Pero, no creo buena idea promover emprender este tipo de pymes de nuevo sí porque sí cuando están en riesgo los ahorros de las personas, su retiro y más. Falta hablarles de que no es poner un negocio por ponerlo, sino ver las necesidades de un mercado. No sólo es abrir una papelería sino ver la competencia y las oportunidades. Y mucho más. Además, creo que este tipo de empresas merecen su evento propio. Uno en el que se enfoquen justo en éstas y este tipo de emprendedores. Sobre todo cuando justo el discurso es completamente diferente. A estos emprendedores, a los que buscan justo el pequeño negocio familiar, necesitan una capacitación especial, proveedores específicos y consultores especializados.

Por primera vez me quedé con ganas de no volver. No encontré el espacio que como emprendedor buscaba, tampoco uno donde sintiera que el tema social podría tener mayor impacto –ojo, sí había stands para el tema, pero más como promoción que creación-, y la saturación de estudiantes me hizo perder todo ánimo de estar más tiempo ahí.  Pero más que queja es una incitación a mejorarlo. Lo disfruté muchas veces, pero creo debe mejorar. Por el bien de los emprendedores, del país, de los trabajos, de las ideas y no por el hecho de innovar por innovar o emprender por emprender. Al final –viene chiste malo- algún día dejará de estar de moda ser millennial y emprender será cosa del pasado –advertí-. Así que mejor hacerlo bien y no sólo por una manía de temporada.

Nos leemos. Nos leemos pronto.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s